Osiris ✨ Terapeuta TCA & psiconutrición

Atracones por la noche

¿Por qué te das atracones por la noche?

‘¿POR QUÉ PIERDES EL CONTROL CON LA COMIDA CUANDO LLEGA LA NOCHE?’ ¿POR QUÉ TE DAS ATRACONES DE COMIDA POR LA NOCHE?’.

 

No sabes la cantidad de veces que me han hecho esta pregunta…y que me la hice. Lograba ser ‘fuerte’, mi fuerza de voluntad me permitía mantener la calma frente a la comida a lo largo del día.

Sin embargo, era llegar la noche y dar inicio a una espiral de caos y atracones de comida incontrolables.

¿Te suena? Si tu respuesta es que sí, estás en el lugar adecuado. En este post veremos cuáles pueden ser los motivos por los que te das atracones de comida por la noche.

 

5 RAZONES POR LAS QUE PIERDES EL CONTROL CON LA COMIDA POR LA NOCHE

 

Entender el por qué me llevó mucho tiempo y te diré que puede que las verdaderas razones te sorprendan (pista: no es la comida que consumes por la noche)

 

Razón 1: No comer suficiente durante el día

…y recuperar lo perdido en cuanto bajas el ritmo. Esa es la razón por la que te das atracones por la noche: tu cuerpo es muy sabio. Siempre buscará la manera de satisfacer sus necesidades. Por lo tanto, si te restringes durante el día, tu cuerpo llegará al final del mismo con un déficit severo cuando termine. Si ya no tienes la energía necesaria para resistir a tus señales de hambre (porque tuviste un día muy cargado), ese hambre primitiva te golpeará y pedirá comida.

Solución: prueba añadir más alimentos nutritivos y más snacks a lo largo del día. 

 

Razón 2: Emociones no gestionadas

…que salen en cuanto bajas el ritmo. Esa es la razón por la que te das atracones por la noche: estás ocupad@ durante el día y no estás pendiente de tus emociones.

El problema es que cuando ya no queda nada para distraerte de ellas, tu cuerpo te da dos opciones: encargarte de esas emociones de manera saludable o consumir comida.

Solución: atiende esas emociones. Sana y gestiona esas emociones. Este proceso es parte de mis acompañamientos. Más info aquí

 
 
Razón 3: Falta de placer

…que se hace evidente cuando bajas el ritmo. Esa es la razón por la que te das atracones por la noche: el placer es una necesidad biológica. Si no experimentas placer durante el día, tu cuerpo buscará placer a través de otras vías y te pedirá comida.

Solución: Prueba a añadir otras formas de placer a lo largo de tu día. ¿Te faltan ideas? Aquí van algunas: leer un libro que te enganche, hacer una llamada a un ser querido, pasear escuchando tu disco favorito, ver una serie, comprar flores, pintar, ir a una clase de algo que te guste, ir al cine…

 
 
Razón 4: La restricción mental

…que se vuelve contra ti en cuanto bajas el ritmo. Esa es la razón por la que te das atracones por la noche: si comes suficiente durante el día, pero que emites juicios y reglas sobre lo que comes, cómo lo comes o sobre la cantidad de comida que ingieres, jamás estarás satisfech@. Tu cuerpo seguirá viendo la comida como un recurso escaso. Cuando regreses a casa al final del día, tu cuerpo actuará como si te hubieras restringido y hará lo que pueda para compensar el déficit: pedirte comida.

Solución: trabajar en mejorar tu relación con la comida. Más info aquí

 
 
Razón 5: Necesidades insatisfechas

…que gritan serlo en cuanto bajas el ritmo. Esa es la razón por la que te das atracones por la noche. Tenemos 3 necesidades biológicas: las funcionales, las sociales y las emocionales.

Si no satisfacemos cada una de esas tres necesidades, nuestro cuerpo encontrará la manera de hacerlo por su propio pie: pidiendo comida.

Solución: averigua qué necesidades insatisfechas estás tratando de cubrir con la comida, y luego dedícate a encontrar la manera de satisfacer esas necesidades con mecanismos de gestión más saludables.

Ejemplos:

  • Funcional: darle prioridad a comer suficiente y a comer alimentos que disfrutas
  • Social: añade conexiones sociales, pon tus límites o cambia de entorno
  • Emocional: sana emociones, gestiona tus traumas o añade herramientas para regular tus emociones
Resumiendo:

Como puedes ver, hay muchos detonantes que pueden originar una ingesta compulsiva por la noche y (¡spoiler!), ninguno de esos detonantes tiene que ver directamente con los alimentos que ingieres por la noche. Cualquier sutil restricción física, mental o emocional que haya ocurrido durante el día puede originar una atracón por la noche.

Identifica y hazte cargo de esos detonantes, para así no preocuparte de lo que ocurra cuando vuelvas a casa y a su despensa llena de comida. 

Una vez más, se demuestra que nuestro desórdenes alimenticios y nuestra mala relación con la comida son SÍNTOMAS que se resuelven poniendo el foco en el PROBLEMA, en todos los mecanismos internos que sostienen el mapa que nos lleva a repetir siempre esos mismos resultados o comportamientos.

Mi manera de acompañar a mis clientas es holística, profunda y completa y NO pone su foco principal en la comida, sino en toda una reprogramación mental que permite solucionar y trabajar la raíz de todo.

Si sientes que necesitas ayuda y que podría acompañarte, te invito a reservar ya tu cita de diagnóstico gratuita haciendo ‘click’ en el botón del final de este post. Me encantará conocerte y ver como podría ayudarte.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

scroll-to-top